¡Es hora de saltar al campo de juego! La gorra es un complemento molón que denota mucho estilo urban y un espíritu joven y rebelde. Ajusta bien el cierre a tu cabeza, orienta la visera hacia donde quieras, y prepárate a triunfar con tus gorras con orejas.

Gorra con orejas de leopardo salvaje

Gorra para niña o bebé con orejitas de gatito

Gorra de colores con orejas de gato o de animal

Gorra para bebé con orejitas de gato

Gorra con lentejuelas, anillas y orejitas de gato

Gorra de peluche leopardo con orejas de gato

Gorra con lentejuelas doradas y orejas de gato

Gorra vaquera con pinchitos y orejas de gato

Gorra blanca decorada con purpurina y orejas de gato

Gorra rosa con purpurina, anillas y orejas de gato

Gorra de bebé recién nacido con orejas de gato y bigotitos

Gorra rosa decorada con orejitas de gato

Gorra lol surprise con purpurina y orejas de gato

Gorra de mujer con diamantes y orejas de gato

Gorra rosa de Harley Quinn con orejas de gata

Gorra rosa de peluche blandito con orejitas de gato

Gorra negra decorada con orejas de gato

Gorra casco de equitación con orejitas de gato

Gorra blanca con orejas de gato luna sailor moon

Visitar más artículos

Las gorras con orejas como accesorio deportivo

La gorra es una prenda que se ha asociado desde sus orígenes con el deporte. Disciplinas deportivas como el baseball o el basket la han incorporado como parte inequívoca de su estética. Nos sería extraño no verlas lucir sobre las cabezas de los jugadores antes de salir al terreno de juego, o incluso como seña de identidad alguna gran estrella del baloncesto.

La gorra es un complemento para la cabeza con un carisma muy especial, ya que no solo representa dinamismo y energía, sino que debido a su forma y materiales, es ideal para lucir diseños actuales y logos de nuestras marcas y equipos favoritos.

Gracias a su visera, el uso de la gorra se ha extendido a muchos deportes en los que el Sol tiene una gran presencia. Así pasa a ser un elemento imprescindible en el ciclismo, tenis, golf o incluso parkour! Si ya de por sí la gorra ofrece un tremendo juego, imagínate con ese punto diferenciador en forma de orejas. La envidia de los amantes del deporte más salvaje.

Ajústate la visera, y a fardar de gorra

Dejando atrás sus orígenes deportivos la gorra llegó más tarde a convertirse en un elemento identificativo de la música rap americana y otras tendencias. La esencia urbana de la gorra la llevó a formar parte de la vestimenta de los jóvenes raperos, siempre de la mano de sus sudaderas y pantalones anchos. Si la combinas con unas Vans, ya tienes el kit perfecto! Pero no vamos a centrarnos solo en ese look.

Existen distintos tipos de gorra según su rigidez o la forma de la visera. La gorra puede ser plana al estilo béisbol, Semicurva al estilo de los tenistas, o las gorras de estilo curvo, clásicas de los pilotos de motociclismo y fórmula 1, siempre denotando el carácter más veloz. Detrás siempre tienen una cinta o cierre que se ajusta con clips (snapback) o con hebilla (strapback), si no con el siembre eficaz velcro. Luego ya, según el caracter, se le añaden los ojales, o el famoso botón que la remata en lo más alto.

Según el estilo encaja más en unas u otras tribus urbanas, o incluso en la cultura underground, muy influenciada por jóvenes de barrios como el de Brooklyn. Al final, esta pequeña prenda de tela acaba abarcando un simbolismo enorme dentro de la cultura urbana actual.

La gorra con su marca: Una combinación potente

Como comentábamos, una de las ventajas de la gorra frente a otros complementos con los que proteger tu cabeza, es la identidad al asociarse con las marcas. Seguro que vuestra idea de gorra se presenta con el logo de Monster, de los Chicago Bulls o incluso de la misma marca de gorras (que actualmente se presentan con una pegatina reflectante bajo la visera).

Por eso mismo, no vamos a conformarnos. Nuestra colección quiere tener las gorras más chulas, pero además, añadiendo las orejas de animal más divertidas y descaradas del mercado. Si has llegado hasta aquí, solo queda servirte.
¡Escoge tu favorita, y líala parda!